La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y desempeña una serie de funciones importantes, por ejemplo, forma una barrera protectora frente a daños e infecciones del exterior, permite el sentido del tacto y regula la temperatura.

La piel está formada por tres capas principales: la epidermis (capa superior o exterior), la dermis (capa inferior o interna) y la hipodermis (capa subcutánea).

Entre las células de la epidermis se encuentran los melanocitos, que producen un pigmento llamado melanina.

La melanina es la responsable del color de la piel, el pelo y los ojos y protege el organismo de la radiación solar, en concreto de los rayos ultravioleta (UV).