El melanoma es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en las células de la piel llamadas melanocitos (células que dan color a la piel).

Los melanocitos se encuentran en la parte inferior de la epidermis. Elaboran melanina, el pigmento que confiere a la piel su color natural. Cuando la piel se expone al sol, los melanocitos elaboran más pigmento, con lo cual la piel se broncea u oscurece.

Cuando el melanoma comienza en la piel, la enfermedad se llama melanoma cutáneo. El melanoma también se puede presentar en las membranas mucosas (capas finas de tejido húmedo que recubre superficies como la de los labios). Cuando el melanoma se presenta en el ojo se llama melanoma ocular.

El melanoma se puede presentar en cualquier lugar del cuerpo.

3.1 Factores de riesgo de padecer melanoma

Los lunares inusuales, la exposición a la luz solar y los antecedentes de salud pueden afectar el riesgo de melanoma.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se vaya a desarrollar un cáncer; no tenerlos, no te exime tampoco de padecerlo. Consulte con su médico si piensa que está en riesgo. Los factores de riesgo para el melanoma incluyen los siguientes aspectos:

  • Tener la piel de la cara con las siguientes características:
    • Piel de la cara clara que se pone pecosa y se quema fácilmente, no se broncea o se broncea mal.
    • Color de ojos azul, verde o de otro color claro.
    • Cabello pelirrojo o rubio.
  • Estar expuesto a luz solar natural o a la luz solar artificial (como la de las cámaras de bronceado) durante períodos largos de tiempo.
  • Estar expuesto a ciertos factores en el ambiente (en el aire, el hogar o el sitio de trabajo, y la comida o el agua). Algunos factores de riesgo ambiental de melanoma son la radiación, los disolventes y el cloruro vinílico.
  • Tener antecedentes de quemaduras de sol con ampollas especialmente en la niñez o la adolescencia.
  • Tener varios lunares grandes o muchos pequeños.
  • Tener antecedentes familiares de lunares anormales (síndrome de la mola atípica).
  • Tener antecedentes familiares o antecedentes personales de melanoma.
  • Ser de raza blanca.
  • Tener un sistema inmunitario debilitado.
  • Tener ciertos cambios en los genes que se relacionan con el melanoma.
  • Tener la piel blanca o ser de color claro aumenta el riesgo de melanoma, pero cualquier persona puede presentar melanoma, incluso las personas de piel oscura.

3.2 Signos y síntomas de melanoma

Los signos de melanoma son un cambio en el aspecto de un lunar o área pigmentada.

El melanoma u otras afecciones pueden producir estos y otros signos y síntomas. Consulte con su médico si tiene:

  • Un lunar que:
    • Cambia de tamaño, forma o color.
    • Tiene contornos o bordes irregulares.
    • Tiene más de un color.
    • Es asimétrico (si se divide el lunar por la mitad, las dos mitades son diferentes en tamaño o forma).
    • Produce picazón.
    • Supura, sangra o está ulcerado (se forma un hueco en la piel cuando la capa superior de las células se rompe y se puede ver el tejido debajo de la piel
  • Un cambio en la piel pigmentada (de color).
  • Lunares satelitales (lunares nuevos que crecen cerca de un lunar existente).

3.3 Diagnóstico del melanoma

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el melanoma, se usan pruebas que examinan la piel.

Si un lunar o un área pigmentada de la piel cambian o tienen apariencia anormal, las siguientes pruebas y procedimientos pueden ayudar a encontrar y diagnosticar el melanoma:

Examen de la piel: un médico o enfermero revisa la piel en busca de lunares, manchas de nacimiento u otras áreas pigmentadas que tienen aspecto anormal en cuanto a color, tamaño, forma o textura.

Biopsia:

Biopsia

Procedimiento para extraer el tejido anormal y una pequeña cantidad de tejido normal circundante. Un patólogo observa el tejido al microscopio para verificar si hay células cancerosas. Puede ser difícil diferenciar entre un lunar con color y una lesión de melanoma temprana. Los pacientes deben considerar que un segundo patólogo examine la muestra de tejido. Si el lunar o lesión anormal es cáncer, la muestra de tejido también se puede examinar para determinar ciertos cambios genéticos.

Se debe realizar una biopsia de cualquier área anormal de la piel. Estas no se deben afeitar o cauterizar (destruirse con un instrumento caliente, una corriente eléctrica o una sustancia cáustica).

3.4 Pronóstico del melanoma

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El grosor del tumor y el lugar donde está en el cuerpo.
  • La rapidez con que las células cancerosas se multiplican.
  • Si hubo sangrado o ulceración en el lugar primario.
  • Si el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.
  • La cantidad de lugares hasta donde se diseminó el cáncer y la concentración de lactato-deshidrogenasa (LDH) en la sangre.
  • Si el cáncer presenta ciertas mutaciones (cambios) en un gen que se llama BRAF.
  • La salud general del paciente.

3.5 Estadificación del melanoma

Después de diagnosticarse el melanoma, se llevan a cabo pruebas para determinar si las células cancerosas se han diseminado dentro de la piel o hasta otras partes del cuerpo.

El proceso usado para determinar si el cáncer se ha diseminado dentro de la piel o hasta otras partes del cuerpo se llama estadificación. La información obtenida durante el proceso de estadificación determina el estadio de la enfermedad. Es importante conocer el estadio de la enfermedad para planificar el tratamiento.

Se pueden usar las siguientes pruebas y procedimientos en el proceso de estadificación:

Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, e identificar cualquier signo de enfermedad, como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.

Mapeo de ganglios linfáticos y biopsia de ganglio linfático centinela: procedimiento mediante el cual se inyecta una sustancia radiactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o tinte viaja a través de los conductos linfáticos hasta el ganglio o los ganglios linfáticos centinela (el primer ganglio o ganglios linfáticos hasta donde es probable que el cáncer se haya diseminado). El cirujano extrae solo aquellos ganglios marcados con la sustancia radiactiva o tinte. Un patólogo observa una muestra de tejido al microscopio para ver si hay células cancerosas. Si no hay células cancerosas, posiblemente no es necesario extirpar más nódulos.

Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, como el cuello, el pecho y el abdomen, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada. En el caso del melanoma, las imágenes se pueden tomar del tórax, el abdomen y la pelvis.

Exploración con PET (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para detectar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que utilizan la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.

Imágenes por resonancia magnética (IRM) con gadolinio: procedimiento en el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo, como el cerebro. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

Estudios químicos de la sangre: procedimientos por los cuales se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Para el melanoma, se analiza la sangre para determinar si contiene una enzima que se llama lactato-deshidrogenasa (LDH). Cuando las concentraciones de LDH son más altas que lo normal, esto puede ser un signo de melanoma.

Los resultados de estas pruebas se consideran junto con los resultados de la biopsia del tumor para ver en que estadio se encuentra el melanoma.

El melanoma se puede diseminar a través del tejido, el sistema linfático y la sangre:

  • Tejido. El cáncer se disemina desde donde comenzó y se extiende hacia las áreas cercanas.
  • Sistema linfático. El cáncer se disemina desde donde comenzó hasta entrar en el sistema linfático. El cáncer se desplaza a través de los vasos linfáticos a otras partes del cuerpo.
  • Sangre. El cáncer se disemina desde donde comenzó y entra en la sangre. El cáncer se desplaza a través de los vasos sanguíneos a otras partes del cuerpo.

Cuando el cáncer se disemina a otra parte del cuerpo, se llama metástasis. Las células cancerosas se desprenden de donde se originaron (tumor primario) y se desplazan a través del sistema linfático o la sangre.

El tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el melanoma se disemina a los pulmones, las células cancerosas en los pulmones son, en realidad, células de melanoma. La enfermedad es melanoma metastásico, no cáncer de pulmón.

El método que se usa para estadificar el melanoma se basa principalmente en el grosor del tumor y en el hecho de que el cáncer se haya diseminado hasta los ganglios linfáticos o hasta otras partes del cuerpo.

El sistema de estadificación se basa en los siguientes aspectos:

  • El grosor del tumor. El grosor se describe mediante el grosor de Breslow.
  • Si el tumor se ulceró (se rompió la piel).
  • Si el tumor se diseminó hasta los ganglios linfáticos y si los ganglios linfáticos están unidos entre sí (enredados).
  • Si el tumor se diseminó hasta otras partes del cuerpo.

3.5.1 Estadios del melanoma

Se utilizan los siguientes estadios para el melanoma:

Melanoma en estadio 0 (melanoma in situ)

Los melanocitos anormales están en la epidermis (capa exterior de la piel). Estos melanocitos anormales se pueden volver cancerosos y diseminarse hacia el tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama melanoma in situ.

Melanoma en estadio I

En el estadio IA, el tumor no mide más de 1 mm de grosor, sin úlcera (rotura en la piel). En el estadio IB, el tumor no mide más de 1 mm de grosor, con úlcera o el tumor mide más de 1 mm pero no más de 2 mm de grosor, sin úlcera. El grosor de la piel es distinto en diferentes partes del cuerpo.

El estadio I se divide en los estadios IA y IB:

  • Estadio IA: en el estadio IA, el tumor no mide más de un milímetro de grosor, sin ulceración.
  • Estadio IB: en el estadio IB, el tumor:- No mide más de un milímetro de grosor, y tiene ulceración;

    – Mide más de uno pero no más de dos milímetros de grosor, sin ulceración.

Melanoma en estadio II

En el estadio IIA, el tumor mide más de 1 mm pero no más de 2 mm de grosor, con úlcera (rotura de la piel), o mide más de 2 mm pero no más de 4 mm de grosor, sin úlcera. En el estadio IIB, el tumor mide más de 2 mm pero no más de 4 mm de grosor, sin úlcera O mide más de 4 mm de grosor, sin úlcera. En el estadio IIC, el tumor mide más de 4 mm de grosor, con úlcera. El grosor de la piel es distinto en diferentes partes del cuerpo.

El estadio II se divide en los estadios IIA, IIB y IIC:

  • Estadio IIA: en el estadio IIA, el tumor:- Mide más de uno pero no más de dos milímetros de grosor, con ulceración; o

    – Mide más de dos pero no más de cuatro milímetros de grosor, sin ulceración.

  • Estadio IIB: en el estadio IIB, el tumor:- Mide más de dos pero no más de cuatro milímetros de grosor, con ulceración; o

    – Mide más de cuatro milímetros de grosor, sin ulceración.

Melanoma en estadio III

En el estadio III, el tumor puede tener cualquier grosor, con ulceración o sin esta. Se presenta una de las siguientes situaciones:

  • El cáncer se diseminó hasta uno o más ganglios linfáticos.
  • Los ganglios linfáticos pueden estar unidos (apelotonados).
  • El cáncer puede estar en un vaso linfático entre el tumor primario y los ganglios linfáticos cercanos.
  • Se pueden encontrar tumores muy pequeños sobre la piel o debajo de esta a no más de dos centímetros del lugar donde empezó el cáncer.

Melanoma en estadio IV

En el estadio IV, el cáncer se disemina hasta otras partes del cuerpo, como el pulmón, el hígado, el cerebro, el hueso, el tejido blando o el tubo gastrointestinal. El cáncer se puede haber diseminado hasta sitios de la piel muy alejados del lugar donde empezó.

Melanoma recidivante

El melanoma recidivante es cáncer que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. El cáncer puede volver al lugar donde empezó o a otras partes del cuerpo, como los pulmones o el hígado.

3.6 Tratamiento del melanoma

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes con melanoma. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un nuevo tratamiento es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar.

3.6.1 Tipos de tratamiento estándar del melanoma

a) Cirugía

La cirugía para extirpar el tumor es el tratamiento primario para todos los estadios del melanoma. El médico puede extraer el tumor mediante las siguientes operaciones:

Escisión local amplia: cirugía para extirpar el melanoma y parte del tejido normal que le rodea. También se pueden extirpar algunos ganglios linfáticos.

Linfadenectomía: procedimiento quirúrgico en el cual se extirpan los ganglios linfáticos y se examina una muestra de tejido al microscopio para ver si hay signos de cáncer.

Biopsia de ganglio linfático centinela: extracción de un ganglio linfático centinela (el primer ganglio linfático al cual el cáncer tiene más probabilidades de diseminarse a partir del tumor). Se inyecta una sustancia radiactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o el tinte fluyen a través de los conductos linfáticos hacia los ganglios linfáticos. Se extirpa el primer ganglio linfático que recibe la sustancia o tinte. Un patólogo observa el tejido al microscopio en busca de células cancerosas. Si no se encuentran células cancerosas, puede no ser necesario extraer más ganglios linfáticos.

Ganglio linfático

Biopsia de ganglio linfático centinela de la piel: se inyecta una sustancia radiactiva o un tinte azul cerca del tumor (primer panel). La sustancia que se inyecta se identifica con la vista o con una sonda que detecta la radiactividad (panel del medio). Se extirpan los ganglios centinela (los primeros ganglios en absorber la sustancia) para determinar si tienen células cancerosas (último panel).

Injerto de piel: (se toma piel de otra parte del cuerpo para reemplazar la piel que se extrae). Este procedimiento se puede realizar para cubrir la herida causada por la cirugía.

Incluso si el médico extrae todo el melanoma visible durante la operación, es posible que se administre quimioterapia a algunos pacientes después de la cirugía para eliminar toda célula cancerosa que pueda haber quedado. La quimioterapia administrada después de la cirugía, para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva, se llama terapia adyuvante.

b) Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento del cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir la proliferación de células cancerosas, mediante la eliminación de las células o deteniendo su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra oralmente o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y afectan las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional).

Un tipo de quimioterapia regional es la perfusión de un miembro aislado hipertérmica en los miembros. Mediante este método los medicamentos contra el cáncer van directamente al brazo o la pierna donde se encuentra el cáncer. Se detiene o se interrumpe temporalmente el flujo de sangre hacia y desde el miembro con un torniquete, y se coloca una solución tibia que contiene medicamentos contra el cáncer directamente en la sangre del miembro. Esto permite al paciente recibir una dosis alta de medicamentos en el área donde se presentó el cáncer.

La forma en que se administra la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que está siendo tratado.

c) Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento para el cáncer que usa rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar las células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia.

La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo la cual envía radiación al área donde se encuentra el cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro del cáncer o cerca del mismo.

La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que está siendo tratado.

d) Terapia biológica

La terapia biológica es el tratamiento para estimular la capacidad del sistema inmunitario para combatir el cáncer. Se usan sustancias elaboradas por el cuerpo o en el laboratorio para reforzar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad. Este tipo de tratamiento para el cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia.

El interferón y la interleucina-2 (IL-2) son tipos de terapia biológica que se usan para el tratamiento del melanoma. El interferón afecta la multiplicación celular y puede disminuir el crecimiento del tumor. IL-2 impulsa el crecimiento y actividad de muchas células inmunitarias, sobre todo los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco). Los linfocitos pueden atacar y destruir las células cancerosas.

El tratamiento con un factor de necrosis tumoral es un tipo de terapia biológica que se usa junto con otros tratamientos para el melanoma. Es una proteína elaborada por los glóbulos blancos en respuesta a un antígeno o una infección. El factor de necrosis tumoral se puede producir en el laboratorio y usar como tratamiento para eliminar las células cancerosas.

Ipilimumab es un tipo de terapia biológica que se usa para tratar el melanoma. Es un anticuerpo monoclonal que aumenta la respuesta inmunitaria contra las células del melanoma.

e) Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se usan medicamentos u otras sustancias para atacar células cancerosas. Habitualmente, las terapias dirigidas producen menos daño a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia. Para el tratamiento del melanoma, se usan los siguientes tipos de terapia dirigida:

Terapia con inhibidor de la transducción de señales: tipo de terapia dirigida. Los inhibidores de la transducción de señales bloquean las señales que pasan de una molécula a otra en el interior de una célula. El bloqueo de estas señales puede destruir células cancerosas. El vemurafenib y el dabrafenib son inhibidores de la transducción de señales que se usan para tratar a algunos pacientes de melanoma avanzado o tumores que no se pueden extirpar mediante cirugía. Estas sustancias impiden la acción de proteínas elaboradas por genes BRAF mutados.

Terapia vírica oncolítica: tipo de terapia dirigida en estudio para tratar el melanoma. La terapia vírica oncolítica usa un virus que infecta y descompone las células cancerosas pero no las células normales. Es posible administrar radioterapia o quimioterapia después de la administración de terapia vírica oncolítica para eliminar más células cancerosas.

Inhibidores de la angiogénesis: tipo de terapia dirigida en estudio para tratar el melanoma. Los inhibidores de la angiogénesis impiden la formación de nuevos vasos sanguíneos. En el tratamiento del cáncer, se pueden administrar a fin de prevenir la formación de vasos sanguíneos nuevos que los tumores necesitan para crecer.

3.6.2 Ensayos clínicos en melanoma

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el melanoma.

Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no han recibido tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo melanoma no responde al os tratamientos estándar. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento de cáncer.

3.7 Opciones de tratamiento del melanoma por estadio

3.7.1 Tratamiento del melanoma en estadio 0 (melanoma in situ)

El tratamiento del estadio 0 es, por lo general, cirugía para extirpar el área de células anormales y una cantidad pequeña de tejido normal a su alrededor.

3.7.2 Tratamiento del melanoma en estadio I

El tratamiento del melanoma en estadio I puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Cirugía para extirpar el tumor y parte del tejido normal que lo rodea. Algunas veces, también se lleva a cabo un mapeo de ganglios linfáticos o una extirpación de ganglios linfáticos.
  • Participación en un ensayo clínico con formas nuevas de encontrar células cancerosas en los ganglios linfáticos.
  • Participación en un ensayo clínico de linfadenectomía, con terapia adyuvante o sin esta.

3.7.3 Tratamiento del melanoma en estadio II

El tratamiento del melanoma en estadio II puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Cirugía para extirpar el tumor y parte del tejido normal que lo rodea.
  • Mapeo de ganglios linfáticos y biopsia de ganglio linfático centinela, seguidos por cirugía para extirpar el tumor y parte del tejido normal a su alrededor. Si se encuentra cáncer en el ganglio linfático centinela, se puede realizar una segunda cirugía para extirpar más ganglios linfáticos cercanos.
  • Participación en un ensayo clínico con nuevos tipos de tratamiento que se usarán después de la cirugía.

3.7.4 Tratamiento del melanoma en estadio III

El tratamiento del melanoma en estadio III que se puede extirpar mediante cirugía puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Cirugía para extirpar el tumor y parte del tejido normal que lo rodea. Se puede llevar a cabo un injerto de piel a fin de cubrir la herida que ocasionó la cirugía.
  • Cirugía seguida de terapia biológica con interferón si hay un riesgo alto de que el cáncer vuelva.

El tratamiento del melanoma en estadio III que no se puede extirpar mediante cirugía, podría incluir los siguientes procedimientos:

  • Terapia biológica con ipilimumab.
  • Terapia dirigida con vemurafenib o dabrafenib.
  • Quimioterapia regional (perfusión de un miembro aislado hipertérmica). Algunos pacientes pueden recibir también terapia biológica con un factor de necrosis tumoral.

Los tratamientos en estudio en ensayos clínicos para el melanoma en estadio III son los siguientes:

  • Tipos de tratamientos nuevos administrados después de la cirugía.
  • Tratamientos con inyecciones dentro del tumor, como la terapia vírica oncolítica.
  • Quimioterapia sistémica.

3.7.5 Tratamiento del melanoma en estadio IV y recidivante

El tratamiento del melanoma en estadio IV y recidivante puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Terapia dirigida con vemurafenib o dabrafenib.
  • Terapia biológica con interleucina-2 (IL-2) o ipilimumab.
  • Quimioterapia.
  • Terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Esta puede consistir en:- Cirugía para extirpar los ganglios linfáticos o tumores en el pulmón, el tubo gastrointestinal (GI), el hueso o el cerebro.

    – Radioterapia dirigida al cerebro, la médula espinal o el hueso.

Los tratamientos en estudio en ensayos clínicos para el melanoma en estadio IV y el melanoma recidivante son los siguientes:

  • Un tratamiento nuevo o una combinación de tratamientos.
  • Diferentes sustancias de terapia biológica.
  • Terapia dirigida con otros inhibidores de la transducción de señales.
  • Inhibidores de la angiogénesis.
  • Tratamientos con inyecciones en el tumor, como la terapia vírica oncolítica.
  • Cirugía para extirpar todo el cáncer visible.